La Catrina como símbolo de la mexicanidad

La famosa Catrina no es sólo un elemento más de las festividades de Día de Muertos, sino un ícono representativo de la cultura mexicana. ¿Sabes cuál es su origen?

Este personaje tiene más de cien años de historia, pues data de la época revolucionaria, cuando había un descontento generalizado en la sociedad mexicana sobre la desigualdad e injusticia en el país bajo el gobierno porfiriano, lo cual retomó el caricaturista mexicano José Guadalupe Posada para crear a su personaje insignia: “La Calavera Garbancera”, término que provenía de los vendedores de garbanzo que aparentaban ser ricos, pretendiendo ocultar sus raíces indígenas e imitando el estilo de vida de los europeos.

Es así, que La Catrina surge como una burla a los indígenas que se habían enriquecido y menospreciaban sus orígenes y costumbres, algo que Posada condenaba y criticaba en sus ilustraciones y dibujos, colaborando en medios como El Padre Cobos, El Ahuizote y La Patria Ilustrada.

La obra de posada tuvo influencia en Diego Rivera, quien a su vez, la plasmó en grabados y murales. Tal es el caso del mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” de 1947, donde el mismo muralista acuña el término de “La Catrina”, a quien plasma de una forma magistral al centro del inmenso mural, justo a su lado y al de Frida Kahlo, dándole un papel predominante en la cultura y sociedad de la época.

Te recomendamos que visites este importante mural en el Museo Mural Diego Rivera en el Centro Histórico de la Ciudad de México. 

“La muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”

José Guadalupe Posada