¿Te imaginas un mundo sin lentes?

¿Te imaginas cómo era el mundo antes de la invención de los lentes? ¿Cuándo surgieron? ¿Quién los creó? ¿Qué harías tú si nunca se hubieran inventado?

Antes de ser inventadas, males visuales como la miopía o el astigmatismo, significaban una gran limitación en la vida de las personas, por lo que las gafas, son consideradas como uno de los inventos más importantes de la humanidad.

El antecedente de los anteojos está en las “piedras de lectura”: lentes semiesféricas de cristal de roca y cuarzo que, colocadas sobre un escrito, aumentaban el tamaño de las letras.

Éstas, fueron elaboradas por monjes italianos hace aproximadamente 820 años y significaron una auténtica bendición pues, aumentaron de manera significativa la calidad de vida de las personas.

Sin embargo, fue hasta 1286, es decir, casi 90 años después, que se crearon las primeras gafas, parecidas a como las conocemos hoy en día, también en Italia.

Estos primeros anteojos consistían en dos lentes montados en círculos de madera o de asta, unidos mediante un remache que se colocaban sobre la nariz; tenían que ser sostenidas con la mano, sin embargo, su incomodidad no melló su popularidad.

Faltaba aún un elemento que constituiría los anteojos tal cual los conocemos ahora: las patillas.

Antes de esta gran innovación, las personas utilizaban gorros con alambres para sostener la montura, bandas de cuero para mantener los lentes en la cabeza, entre otros.

Las patillas llegaron para terminar de definir la identidad de los anteojos y para hacer de este gran invento, un accesorio vital para muchas personas que ya no tenían por qué ver limitada su vida por sus males visuales.

Al principio, los lentes eran usados solamente por personas privilegiadas, como monjes o sabios adinerados, por lo cual, este invento se asoció a la nobleza y la inteligencia.

Con la llegada de la imprenta, se comenzaron a fabricar lentes baratos hechos masivamente, sin embargo, las personas de clase alta, seguían prefiriendo armazones hechos de oro y plata.

Sin duda, los lentes fueron un gran invento que cambió a la humanidad y que además de contribuir a mejorar la visión, también se han convertido en accesorios que traducen nuestro estilo y reflejan nuestra personalidad.