¿Vemos todos los colores posibles?

 

Si te has hecho esta pregunta, lamentablemente la respuesta es no. El espectro visible del ser humano tiene sus límites, pues sólo percibimos un rango mínimo del espectro electromagnético, que es el nombre que se le da tanto a la luz visible como a la no visible, pero ¿a qué se debe esto?

 

La luz, como onda electromagnética, impacta sobre un objeto determinado, que de acuerdo a sus propiedades, absorbe parte de esa onda,  el resto es reflejado hasta llegar al ojo humano, y el nuestro cerebro capta parte de esa onda y la interpreta como “color”.

Dichas ondas pueden ser de mayor o menor longitud, dando como resultado lo que conocemos como color rojo (longitud alta) o violeta (longitud baja), encontrándose en ese rango todos los demás colores que conocemos. Y es aquí donde llegan nuestras limitaciones, pues hay colores por encima o por debajo de los rojos y los violetas que no podemos captar con nuestra visión, lo que se denomina “luz no visible”.

Por encima del espectro visible se contempla la luz infrarroja, la luz de microondas y las ondas de alta y baja frecuencia, y aunque no las percibimos, estamos expuestos a ellas todo el tiempo. Tal es el caso de la red 4G y las ondas de un microondas al calentar la comida.

Por otro lado, por debajo del color violeta se encuentra la luz ultravioleta, los rayos x y los rayos gamma, que tampoco podemos ver, pero usamos en aplicaciones médicas, como en las radiografías.

No obstante, hay seres vivos que sí pueden percibir espectros de luz no visible para el ser humano, como el camarón mantis, las abejas o algunos peces.

Sin embargo, se ha podido acceder a estos espectros no visibles con la ayuda de herramientas como telescopios de alta tecnología. Por mencionar un ejemplo, los científicos consiguieron medir la luz de todas las estrellas que han iluminado el universo observable (nada más y nada menos que el regreso al Big Bang) con ayuda del telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi.

Asimismo, y para que te des una idea de los diferentes tipos de luz, la NASA compartió una imagen donde muestra a la vía Láctea a las distintas frecuencias (de arriba abajo: radio -las cuatro primeras franjas-, infrarrojo, infrarrojo medio, infrarrojo cercano, rango visible -u óptico-, ultravioleta, rayos X y rayos gamma).

De esta forma, podemos darnos cuenta que conocemos muy poco de “la totalidad de lo real” del mundo en el que vivimos.