Tipos de lentes 3D

Lo que antes nos parecía algo muy futurista, es lo más cotidiano hoy en día. Estamos hablando de los lentes 3D, que son un clásico en el cine y cada vez es más frecuente tenerlos en nuestro propio hogar. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cuántos tipos de gafas 3D existen?

Los primeros esfuerzos para crear estas gafas se remiten a las que tenían celofán (o cristales) rojo y azul. También se les llama anaglíficas y corresponden a la categoría de gafas 3D pasivas. El efecto radica en que los colores de las lentes deben ser opuestos dentro de la rueda cromática, es decir rojos-verdes o azules-amarillos, para que cada ojo aprecie una imagen y el cerebro las junte en una sola.

Posteriormente, se crearon las gafas 3D activas, que incorporaron a su sistema infrarrojos para sincronizar las imágenes, determinando qué ve el ojo izquierdo y qué el derecho, siendo el cerebro nuevamente quien se encargará de unir ambas imágenes.

Hay dos tipos de gafas 3D activas: las gafas de obturación, que funcionan con batería para que intermitentemente se oscurezcan las lentes y son las que se usan normalmente con los televisores 3D para el hogar. Por otra parte, las gafas de display usan paneles con cristales LCD, proyectando las imágenes necesarias para cada ojo y así proyectar el efecto deseado.

Al transmitir programación en 3D, el televisor proyecta cierta cantidad de fotogramas por segundo (24, 48, 60 o incluso 120), los cuales se dividen entre dos para poner la mitad para el ojo derecho y la otra mitad para el izquierdo, se superponen las dos imágenes del mismo objeto, cada una con una variación casi imperceptible, y es el cerebro el que las conjunta para crear la imagen tridimensional.

Para que esta tecnología funcione, es necesario contar con el dispositivo emisor de imágenes, y las gafas para crear el efecto, cabe mencionar también que las personas que sufren de “ojo vago” o ambliopía y estrabismo, no podrán apreciar el efecto 3D.

La tecnología avanza sin detenerse y podemos decir que los lentes 3D no están en el top de la evolución de productos para la visión, pues ya tenemos incluso lentes de realidad virtual, ¡pero ese es tema para otra ocasión!