La realidad virtual en el mundo real

Primero fueron videos y películas en 3D, después siguió la realidad aumentada y ahora, es la realidad virtual la que nos lleva a lugares que nunca imaginamos, gracias a escenarios recreados digitalmente.

Estas tecnologías requieren de gafas complementarias para poder funcionar y, además de las gafas, se requieren sensores de movimiento y controles. Pero antes que nada, ¿qué es la realidad virtual?

Es un entorno simulado en el que podemos interactuar y hacernos presentes en él, ya que gracias a los sensores en la habitación y en las propias gafas, nuestro cerebro puede observar el entorno y creer que de verdad está allí, pues se genera un campo de visión que puede ser de hasta 360º. Al igual que la tecnología 3D, se generan imágenes para cada ojo, con una cantidad de hasta 120 fps (fotogramas por segundo), que el cerebro se encargará de unir.

La realidad virtual se divide en 3 tipos de hardware que son: 1) los que usan el smartphone para todas las funciones: sensores, procesamiento y visualización. 2) Las gafas que ya cuentan con el hardware integrado y no requieren equipo adicional (son inalámbricos). 3) Los que están conectados a un dispositivo, ya sea una consola de videojuegos o una computadora.

Tanto las gafas como los dispositivos son esenciales, pues no puede haber realidad virtual sin uno de ellos y podría decirse que las gafas son el elemento más importante al ampliar los ángulos de la visión y presentarnos imágenes en 3 dimensiones para sentir un entorno más real. Los sensores se activan en función de la cabeza, es decir, si nosotros volteamos hacia un lado, el dispositivo debe generar la visión en ese ángulo.

Una de las tecnologías utilizadas en el proceso es la OLED, que sirve para emitir luz propia de baja intensidad, mientras que las lentes que se encuentran entre los ojos y la pantalla sirven para proteger la vista de la proximidad de esta última.

Si quieres experimentar la realidad virtual, te damos algunas recomendaciones: 1) Siéntate en una silla giratoria, pues es cómodo y sobre todo, seguro. Si lo haces de pie, corres el riesgo de chocar con algo o caer. 2) Se recomienda descansar de las gafas de RV cada media hora, pues la vista se puede cansar. 3) No conducir o realizar tareas de precisión enseguida de haberse quitado los lentes de RV. 4) Los lentes deben ser usados por mayores de 13 años. 5) Despejar el lugar donde se usará la RV y evitar hacerlo donde haya alfombra, para evitar caídas y golpes.

Actualmente hay muchas opciones de gafas de realidad virtual, desde las más económicas de cartón, hasta las más sofisticadas que exigen una inversión mucho mayor. ¡Tú decides cuáles usar.